Con la llegada del otoño, caen las primeras hojas, llega el frío y la lluvia y el campo se cubre de colores marrones y amarillos. Es una bonita estampa que  hemos querido mostrar a los niños y niñas a través de una salida al parque en la que ellos mismos han podido observar directamente la transformación que experimenta el entorno con el cambio de estación. Han recogido hojas de distintos colores y tamaños que después hemos utilizado para hacer una preciosa composición otoñal. La actividad les ha resultado muy motivadora y divertida.








Comentarios

Entradas populares de este blog

BIENVENIDA